16 de marzo de 2021

Diseño biofílico: espacios de trabajo conectados con la naturaleza

El ritmo acelerado en las ciudades, el exceso de trabajo y la falta de espacios verdes que propicien una conexión con la naturaleza hacen que el tiempo de tranquilidad de las personas sea cada vez menor.

Cuando llegan los periodos vacacionales, los ciudadanos suelen ir a la playa, a la montaña o al parque a tomarse un respiro y recuperar fuerzas para volver a la rutina. De inmediato, el estado de ánimo se transforma y sentimientos como el optimismo, la frescura mental y la vitalidad vuelven a hacer parte de su día a día.

Esto, según el biólogo especializado en evolución, Edward O. Wilson, se conoce como biofilia: amor a la vida y lo vivo.

Según la hipótesis de Wilson, el contacto con la naturaleza es esencial para el desarrollo sicológico humano, pues a pesar de habitar en un mundo cada vez más digital, estar en contacto con los elementos de la naturaleza sigue siendo una necesidad que todos los seres humanos llevan impresa en sus genes. Por eso, para Wilson, esta atracción es lógica, debido a que toda la evolución se desarrolló en el entorno del medioambiente, generando una relación estrecha y afectiva por los seres vivos.

El impacto de los espacios de trabajo en el ser humano

Gran parte de la vida diaria transcurre en la oficina. Extenuantes jornadas de trabajo y largos trancones para llegar a casa son algunos de los componentes que hacen parte de la vida en la ciudad. Debido a esto, la falta de conexión con el entorno natural es una condición que afecta cada vez más a los trabajadores, pues desencadena en patologías y enfermedades como el estrés, problemas cardiovasculares y gastrointestinales y depresión, entre otros.

Debido a esto, las compañías actuales le apuestan al diseño biofílico para propiciar lugares de trabajo alineados con la naturaleza y el medioambiente, con el objetivo de contribuir al bienestar de sus colaboradores.

Espacios más humanos

El Informe Global de Espacios Humanos de Interface y Steelcase, llevado a cabo en 17 países, constata que los niveles de bienestar y productividad aumentan un 13 % en aquellos entornos laborales que incorporan elementos naturales en su diseño.

Asimismo, el informe concluye que “el entorno de trabajo puede aumentar o minar los esfuerzos para mejorar en gran medida el grado de compromiso de los trabajadores”. Es allí donde radica la importancia de diseñar espacios que fomenten la interacción entre trabajador y medioambiente.

Además, el estudio Human Spaces, centrado en la importancia de la biofilia en las oficinas, revela más datos sobre los impactos positivos asociados a la presencia y la simulación de elementos naturales en los lugares de trabajo.

Los trabajadores que desarrollan sus funciones en espacios agradables, eficientes y sostenibles, y que están rodeados de elementos naturales, presentan un 15 % más de bienestar, son un 6 % más productivos y un 15 % más creativos.

Dentro de este estudio, el profesor Sir Cary Cooper, uno de los líderes y expertos mundiales en materia de bienestar y estrés laboral, afirma que “además de permitir a las organizaciones establecer vínculos entre los espacios físicos y la productividad de sus trabajadores, esta investigación ha arrojado luz sobre uno de los retos de la vida moderna: la capacidad de hacer frente a la urbanización y la consecuente pérdida de la conexión con los espacios naturales”.

Cooper también afirma que “el efecto producido por la imagen de la naturaleza es de por sí apaciguador. Tras años de investigación hemos podido comprobar que la influencia de los elementos biofílicos, en el espacio de trabajo, es muy sicológica, incluso diversos estudios han demostrado que la sensación de comodidadde los empleados, generada por las plantas naturales y las artificiales, son prácticamente idénticas”.

Biofilia y oficinas: ¿cómo propiciar espacios pensados para el bienestar de las personas?

A pesar de que la práctica de incorporar elementos naturales en los espacios de trabajo puede parecer sencilla, esta no se trata únicamente de agregar plantas a las oficinas. El propósito principal de esta técnica es generar espacios donde los colaboradores puedan desarrollar cierta conexión con la naturaleza.

De acuerdo con el informe ‘El Impacto Mundial del Diseño Biofílico En El lugar de Trabajo’, el objetivo de esta corriente es crear edificaciones inspiradas en la naturaleza con el propósito de darle continuidad a la conexión del individuo con la naturaleza en los ambientes donde viven y trabajan todos los días.

Según los expertos, crear ambientes biofílicos se logra incorporando recursos como:

  • Iluminación natural.
  • Mobiliarios con maderas naturales y materiales reciclados.
  • Jardines verticales.
  • Terrazas ajardinadas.
  • Huertos.
  • Plantas.
  • Fuentes de agua.
  • Vistas al exterior.
  • Espacios al aire libre.

Además, en los proyectos biofílicos se suelen utilizar elementos como el aire fresco, la luz del día y el agua para crear conexiones, tanto visuales como físicas, con el entorno natural.

Beneficios del diseño biofílico

Entonces, ¿cuáles son los principales beneficios del diseño biofílico en el lugar de trabajo? Gracias a la investigación adelantada por Interface, en colaboración con el sicólogo y profesor Sir Cary Cooper, se ha demostrado que el diseño biofílico:

  • Reduce el estrés.
  • Aumenta la productividad.
  • Estimula la creatividad.
  • Aporta al bienestar integral de los trabajadores.
  • Mejora la concentración y la capacidad cognitiva.
  • Influye en el compromiso de los trabajadores con la empresa.
  • Atrae y retiene el talento humano.
  • Otorga una sensación de felicidad.
  • Mejora las relaciones en el trabajo.
  • Impacta en la reducción del absentismo y presentismo.

Principios básicos del diseño biofílico

Asimismo, el arquitecto británico, Oliver Heath, impulsor de esta corriente arquitectónica, asegura que el diseño biofílico debe contemplar tres principios básicos:

  1. Incorporar elementos de la naturaleza: incluir elementos como jardines verticales, sonidos como el agua o de ondas que evoquen lo natural, ventanales que permitan ver hacia el exterior y favorecer la presencia de aire fresco, entre otros.
  2. Emplear análogos de la naturaleza: utilizar elementos o referencias que recreen las formas naturales desde los colores o las texturas (maderas, piedras, etc).
  3. Crear espacios naturales: propiciar espacios que inviten a ir a trabajar, estimulen la creatividad y motiven a los empleados.

Según la Organización de las Naciones Unidas, en 2030, el 60 % de la población mundial vivirá en ambientes urbanos. Por eso, y por todo lo mencionado anteriormente, desarrollar espacios de trabajo que incorporen un equilibrio entre lo natural y lo moderno es vital para lograr el bienestar de los colaboradores.

En un mundo cada vez más tecnológico y urbanizado, el contacto con el medioambiente se consolida como una tendencia para las oficinas del futuro.

*Esta información, tomada de Hubspot, Human Spaces, Interface, Steelcase y La Vanguardia es informativa y no obedece a recomendaciones del Fondo Inmobiliario Colombia.