3 de diciembre de 2020

El color como elemento clave en las oficinas modernas

Las tendencias de diseño para las oficinas se nutren de varios factores como el color, la tecnología y la distribución del espacio. 

El color es un elemento fundamental porque, además de ser transversal a todas las áreas, tiene una influencia directa sobre el estado de ánimo de los colaboradores y la apariencia que quiere reflejar el lugar de trabajo. 

La multinacional española Inmobiliaria Colonial dice que para este año siguen predominando los colores neutros como el gris, el blanco y el negro. Estas son opciones que se adaptan muy bien a los cambios en el entorno laboral y por muchos años han sido consideradas ‘apuestas seguras’ por sus atributos tradicionales: el blanco aporta luminosidad, orden y encaja perfectamente para espacios reducidos, mientras que el gris refleja elegancia y modernidad.  

Hay que tener en cuenta que las oficinas modernas están transformando sus espacios para mantener a sus equipos cómodos mientras desarrollan sus funciones y cuando están descansando. Por lo tanto, colores que aporten tranquilidad, paz y seguridad, se vuelven más prominentes por encima del orden. Los tonos de nube o colores fríos pueden cumplir este propósito. De igual manera, los colores pastel, como el verde, irradian la sensación de equilibrio dentro de las personas y la conexión con la naturaleza, otra tendencia cada vez más presente en los espacios laborales. 

Colores para potenciar la productividad

Según un estudio realizado por el fabricante de muebles de diseño Ofita, los espacios ambientados estratégicamente en función del color ayudan a aumentar la productividad y la motivación de los empleados, además impulsan una mejor comunicación de marca. 

Por ejemplo, para los expertos de esta empresa, el color azul crea una sensación de amplitud y de eliminación de los espacios físicos. Tranquiliza, disminuye las tensiones y produce vibraciones positivas sobre las personas que desempeñan sus actividades laborales rodeadas de él. Asimismo, Ofita asegura que:

  • Los tonos pastel iluminan y alegran el ambiente. Al igual que el azul y el verde, los colores suaves pueden ser útiles en entornos de trabajo estresantes que requieran una atmósfera relajante.
  • Los rojos y anaranjados energizan el espacio. Empleados en determinadas piezas decorativas y accesorios como sillas, mesas y muebles, generan áreas cálidas y vistosas, a la vez que refuerzan el carácter de las personas y potencian su fuerza energética. 
  • Los tonos brillantes fomentan la colaboración. Además propician espacios de creatividad y facilitan el intercambio de ideas, la creación de redes colaborativas y la socialización.
  • El color verde evoca naturalidad y reduce el estrés. Incorporar una mayor presencia de elementos de la naturaleza, con los colores verde, greenery y tierra como protagonistas, ayudará a crear atmósferas más agradables y limpias.

El color como aliado de la productividad empresarial

Este es un elemento fundamental porque, además de ser transversal a todas las áreas, tiene una influencia directa sobre el estado de ánimo de los colaboradores y la apariencia que quiere reflejar el lugar de trabajo. 

La tendencia actual

Hoy las oficinas optan por los colores neutros como el gris, el blanco y el negro. Además, los tonos pasteles y aquellos que evocan la naturaleza se han posicionado, pues generan mayor sensación de armonía y bienestar en los espacios.

¿Qué color elegir para los espacios de trabajo?

Escoger la tonalidad adecuada dependerá del tipo de compañía. Sin embargo, siempre debe primar la idea de crear un ambiente humano, agradable y confortable. 

Para lograr esto, ten en cuenta:

  • El color azul crea sensaciones de amplitud y de eliminación de espacios físicos. Tranquiliza, disminuye las tensiones y produce vibraciones positivas sobre las personas que desempeñan sus actividades laborales rodeadas de él.
  • Los tonos pastel iluminan y alegran el ambiente. Los colores suaves son útiles en entornos de trabajo estresantes que requieren una atmósfera relajante.
  • Los rojos y anaranjados energizan el espacio. Usado piezas decorativas y accesorios genera áreas cálidas y vistosas que refuerzan el carácter de las personas y potencian su fuerza energética. 
  • Los tonos brillantes fomentan la colaboración. Además propician espacios de creatividad y facilitan el intercambio de ideas, la creación de redes colaborativas y la socialización.
  • El color verde evoca naturalidad y reduce el estrés. Incorporar una mayor presencia de elementos de la naturaleza, con tonos verdes como protagonistas, ayudará a crear atmósferas más agradables.

Fuentes:

Ofita

Observatorio de RRHH